PRÁCTICAS Y COSTUMBRES EN LA GESTIÓN DEL SUELO DE APALAZ

CUBIERTAS VIVAS E INCIDENCIA EN LA CALIDAD DE LA UVA Y DEL VINO

En la mayoría de las zonas de las fincas y del pago se realizan cubiertas espontaneas o sembradas para mejorar la salud del suelo. Cultivos como guisantes, veza, avena y trébol nos ayudan a fijar el nitrógeno y a proporcionar un hábitat ideal para insectos beneficiosos, como son las mariquitas y los arácnidos, que son depredadores naturales de plagas dañinas como los ácaros y los cicadélidos.

La posterior incorporación de los cultivos de la cubierta va a depender de las zonas, siendo en las zonas de bajo vigor incorporada al suelo mediante la labranza del terreno, aportando elementos nutritivos y oxígeno, por contra en las zonas vigorosas, se siegan para ayudar a reducir el vigor.

En los estudios realizados en los viñedos sobre las cubiertas vegetales se han demostrado que estas actúan como:

  • Protección contra erosión
  • Control de rendimiento
  • Control del vigor en el cultivo
  • Mejora de la calidad de las uvas
  • Mejora de la sanidad de cosecha
  • Mejora de la estructura del suelo
  • Mejora en el acceso de maquinaria en cualquier época
  • Reducción del apelmazamiento del suelo por maquinaria
  • Enriquecimiento del suelo en materia orgánica
  • Activadora de la vida microbiana del suelo
  • Control de hierbas

También se han encontrado posibles inconvenientes como la competencia por el agua, competencia por los nutrientes (sobre todo con el nitrógeno) y el riesgo de heladas primaverales. Por suerte todos estos inconvenientes surgen en momentos muy determinados facilitando mucho su control.

APALAZ VIGNERON
0

Tu carrito